PODEROSA ORACIÓN DE LOS 7 EVANGELIOS, PARA LIBRAR DE ENEMIGOS


Leyendo y llevando esta oración tan seguro me hallo
como Jesucristo se halló
en el vientre virginal de la Virgen María,
y sé que todo lo que sea contra mi persona,
y todos los pedimentos que haga,

serán resueltos con sólo cargar esta oración o rezarla
¡Oh! qué contento me hallo, qué dichoso me contemplara,
qué gloria me consagrara, concediéndome lo que pido.
¡Oh Señor Santiago de Galicia, caballero de Jesucristo
si vienen mis enemigos con palos,
que mis enemigos sean desarmados
y que no tengan para conmigo acción y sean parados.

Te pido que las armas de mis enemigos
no disparen fuego para mi pecho,
que las balas y garrotes
sean para contra los que me amenacen

Bendito sea el Padre Eterno
y poderosa esta alta oración
}de Jesús Verbo Divino, de Jesús Verbo Consagrado,
la Santísima Trinidad fortalezca mi valor y me halle fuerte;

que mis enemigos estén vencidos,
que mi cuerpo no sea humillado,
la Cruz de Jesucristo sea mi esperanza y mi espada,
mi valor sea la Hostia consagrada,
mi cuerpo sea cubierto con el bronce del Santo Sepulcro,
mi cuerpo sea más libre con el Ave María,
y tres Credos a la Santísima Trinidad.

Gloria al Padre Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo.

que infundes con la gran sabiduría de Padre Eterno,
que concediste fuera librado el género humano de grillos,
esposas y cadenas y de todo lazo de sus pies y manos.

¡Oh! San Juan Evangelista escribisteis tan altos Evangelios,
sea librado el hombre que anduviere con ellos
pues estos Evangelios fueron probados
y libraron a san Jorge de la cárcel y de sus enemigos.

¡Oh! alta Oración principesca de los Altos Evangelios
que nos libras para que la gran cárcel termine,
se abra y queden los enemigos encerrados
en los calabozos soberanos.

¡Oh! alta Oración yo con fe, esperanza y alma,
cargo tus Siete Evangelios poderosos
para ser librado de mis enemigos;

que cuando ellos me toquen,
con sólo llevar encima esta Oración o rezarla
me encuentre defendido y ellos deben de ser rendidos
a donde yo quiera que vaya, en bosques, en mares,
desierto y montañas, de día y de noche.

Oh glorioso san Juan Evangelista
que fuiste librado en los bosques y ciudades de Jerusalén
que a donde yo vaya y en donde yo ande,
mis enemigos al llegar a un camino,
con el dedo, con la mano, o con lo que yo lleve,
me haga invisible para ellos,
con sólo llevar esta oración y decir, paren enemigos,
me vea libre del mal que me causen ellos.

Os ofrezco san Juan Evangelista
conservar siempre en mi memoria estos Siete Evangelios
y cargarlos y que vayan a mi lado.

¡Oh! Dios Omnipotente que por gran misericordia
dijiste a San Juan Evangelista
que sólo para el hombre y que a nadie diera a saber
que él andaba los Altos Evangelios
para que el hombre no caiga en manos de sus enemigos.

San Juan Evangelista anda acompañado conmigo
y yo en medio de los dos
cuando mis enemigos me persigan con sus armas,
con sólo rezar esta oración
que al tiempo de reñir con ellos,
sea mi cuerpo cubierto de bronce,

y las puertas que estén con cerraduras o candados,
se abran, y la gente de la casa dormidos estén,
y no me sientan, no me vean, no me oigan;
con sólo rezar esta Oración,
aunque enciendan luz no me verán.

Al llegar a una mesa de juego nadie me gane
ni me vea con solo rezar esta Oración,
con Dios y María Santísima me lance
y triunfe en las dificultades
y me halle libre de los peligros de la vida.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo;
creo en la Santísima Trinidad,
Gloria al Padre de la mañana con la Cruz a cuestas.

¡Oh! Virgen del Carmelo, Madre Santa,
}con la leche de María Santísima sea yo rociado,
con el manto fragante sea mi cuerpo cubierto,
con las llaves de San Pedro sea mi cuerpo encerrado,
con la espada de San Pablo sea mi cuerpo defendido
y líbrado de toda arma,

con la Santísima Cruz
en que fue crucificado Nuestro Señor Jesucristo,
sea mi cuerpo defendido de cadenas
y persecuciones de mis carnes
y no te apartes de mí lado,
por la Sagrada Eucaristía y la Virgen Santísima.
Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo.

Amén.

Se rezan tres Credos al Sagrado Corazón de Jesús.

Repetir la oración y los rezos tres días seguidos.

Para estar siempre bien protegido es conveniente hacerla
con cierta frecuencia, mejor todos los meses.
Se puede llevar encima y poner en la entrada de la casa.

Deja tu peticion

comentarios


Like it? Share with your friends!

1
2 shares, 1 point

log in

reset password

Back to
log in
Choose A Format
Gif
GIF format